Corresponsabilidad

“Practiquen la hospitalidad sin quejarse. Pongan al servicio de los demás los dones que han recibido, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios. El que ha recibido el don de la Palabra, que la enseñe como Palabra de Dios. El que ejerce un ministerio, que lo haga como quien recibe de Dios ese poder, para que Dios sea glorificado en todas las cosas, por Jesucristo. ¡A él sea la gloria y el poder, por los siglos de los siglos! Amén”

1 Pedro 4, 9-11

La Arquidiócesis de Atlanta tiene la dicha de enriquecerse con la presencia de una diversa comunidad vibrante y creciente de hispanos/latinos residentes y también transitorios. Su presencia entre nosotros es una gran fuente de esperanza, como también un desafío. Aceptamos este desafío con un ardor apostólico renovado y con un espíritu misionario, y buscamos la manera de promover y facilitar su participación total en la vida y misión de esta Iglesia que también es su Iglesia.

Una vez que el cristiano corresponsal comparte sus dones, sabe que es importante cultivarlos también. Enterrar nuestros talentos es malgastar el bien que pueden hacer; negar nuestros talentos es malgastarlos. Los dones se cultivan cuando los usamos para edificar el Reino de Dios. Los dones se pueden cultivar a través del trabajo en las aulas, la práctica, ayudando a un niño, y ayudando al pobre y al que no tiene un hogar.

“No se inquieten entonces, diciendo: ¿”Qué comeremos, qué beberemos, o con qué nos vestiremos?” Son los paganos los que van detrás de estas cosas. El padre que está en el cielo sabe bien que ustedes las necesitan. Busquen primero el Reino y su justicia, y todo lo demás se les dará por añadidura.”

Mateo 6, 31-33

 

Comments are closed